FLAN DE HUEVO – PASO A PASO

…A la segunda va la vencida!!!!. Es la segunda vez que lo hago. El otro ni os cuento….. un desastre. Muy bueno, pero muy feo, se derrumbaba. Pero no me he rendido, no podía ser que algo tan sencillo me estuviera complicando la existencia. Pero si hasta mi hermana que es la antipostres lo hace y le sale genial!!!!.

Así que me he armado de valor y he dicho, “venga, que tú puedes”. He vuelto a seguir sus instrucciones y TACHAN!!!!!, me ha salido.

Casi lloro de la emoción, madre mía, lo voy a enmarcar.

INGREDIENTES: (para una flanera pequeña)

  • 3 huevos grandes
  • 7 cucharadas soperas de azúcar (2 para el caramelo y 5 para el flan)
  • Leche entera

PREPARACIÓN:

Ponemos las dos de azúcar en la flanera y al fuego. Hasta que se deshaga y se forme el caramelo.

Cuando esté hecho, la agarramos con unas pinzas y con muchísimo cuidado damos vueltas a la flanera para que se impregne de caramelo por las paredes.

Yo tengo estas que son muy buenas y las uso muchísimo para el horno y para cosas así.

Cuando lo tengamos, lo enfriamos. Se tiene que poner duro.

En un bol batimos los huevos con el resto del azúcar. A mi me gusta el flan que no esté excesivamente dulce. Si os gusta más dulce, pues más azúcar. La cantidad que se suele poner son dos cucharadas de azúcar por huevo. A mi no me gusta tan dulce.

Cuando tengamos los huevos batidos, lo echamos a la flanera y completamos con la leche hasta el borde, dejando un dedo. Mezclamos bien en la flanera para que mezcle la leche con los huevos y azúcar.

En una olla a presión ponemos un poco de agua y metemos la flanera bien tapada, que no le pueda entrar agua.

La mía como no tiene cierre a presión, pues me he inventado un sistema para cerrarla. Estas pinzas son muy útiles. Yo las uso para cerrar los paquetes abiertos.

Tapamos y ponemos al máximo hasta que la válvula se mueva. Una vez se mueva, lo bajamos. Yo lo he puesto en el 5 en la inducción y ha tardado en hacerse una hora y 20 minutos. A los 40 minutos la abrí y como todavía le quedaba un poquito lo dejé un buen rato más.

Vosotros, según el tamaño y el fuego, tendréis que ir viendo.

También se puede hacer en el horno al baño maría.

Hala, a disfrutar!!!!.

PESCADO AL ARTURO – PASO A PASO

Este pescado guisado se llama así porque se lo inventó mi padre, Arturo. Era un gran cocinero, aunque no se dedicaba a ello profesionalmente.

Se prepara con rodajas de merluza.

INGREDIENTES: 

  • Cebolla
  • Pan del día anterior
  • Aceite de oliva
  • Rodajas de merluza
  • Colorante
  • Sal
  • Orégano
  • Vino blanco
  • Sal

PREPARACIÓN: 

Cortar mucha cebolla en rodajas finas y freírla con un chispa de sal. Reservar en un plato.

En ese mismo aceite freír las rebanadas de pan. Tantas rebanadas como rodajas de vayan a hacer.

Retirar el pan en un plato y quitar todo el aceite de la cacerola.

Poner el pan, encima de cada rebanada la cebolla y encima las rodajas de merluza.

Añadir un poco de sal, orégano, una chispitina de colorante y un vaso de vino blanco junto con una poquitín de agua.

Tapar y poner a fuego medio-alto, hasta que la tapa se caliente. Cuando la tapa esté caliente se baja al mínimo y se deja tapado hasta que el pescado esté hecho. No dejarlo demasiado para que no se pase el pescado. En cuanto esté blanco el pescado, apagar el fuego. Depende del tamaño y grosor de las rodajas.

Hala, a disfrutar!!!!. Hacedlo porque os vais a chupar los dedos.

 

POTAJE DE GARBANZOS O VIGILIA – PASO A PASO

Recetas de potajes de garbanzos hay muchísimas. Tantas como pueblos hay, y con diferentes ingredientes y maneras de hacerlo. Yo os voy a enseñar como lo hacía mi madre, que no se si será como se hacían en su pueblo, pero es como lo hacía ella y estaba buenísimo.

Os aviso que es muy laborioso. Yo estaba mañana parecía topchef con tantas elaboraciones al mismo tiempo en los fogones.

INGREDIENTES (para dos personas):

  • 2 dientes de ajo
  • Una cucharadita de pimentón dulce
  • 2 puñados de espinacas frescas
  • 1 huevo
  • 2oo gr. de garbanzos
  • 150 gr. de migas de bacalao en salazón
  • Sal
  • Vinagre de vino tinto

PREPARACIÓN:

…..El día anterior ponemos los garbanzos en remojo. Y en otro recipiente ponemos el bacalao a desalar.

El bacalao hay que dejarlo 24 horas y cambiarle el agua unas tres veces.

TRUCO!!! Si se os ha olvidado poner los garbanzos a remojo, nooooo pasa nada. Mides con un vaso los garbanzos que quieres usar, y en un recipiente apto para microondas pones los garbanzos y la misma cantidad por tres de agua. Osea, por un vaso de garbanzos tres de agua.

Lo pones a la máxima potencia y durante 15 minutos. Dejas reposar una hora y ya los tienes listos para usar en el potaje o en la receta que quieras. Funciona!!!.

……. Día siguiente ponemos a cocer las espinacas en una ollita. Y mientras tanto ponemos en la olla que vayamos a hacer los garbanzos un poco de agua, más o menos por la mitad de la olla, y los ponemos a hervir destapada, sin nada más, durante 15 minutos. 

En una sartén ponemos un poquitín de aceite y freímos los dos dientes de ajo enteros. Cuando estén dorados añadimos el pimentón y terminamos de hacer. Apartamos.

Cuando las espinacas estén ya blanditas las colamos y las rehogamos en la sartén que tenemos con los ajos y el pimentón. Lo rehogamos todo junto y reservamos.

Cuando pasen los 15 minutos de los garbanzos, añadimos las espinacas. Separamos la clara de la yema del huevo, y en la mima sartén de las espinacas con un poquito de aceite, freímos la clara del huevo. La yema la reservamos.

La partimos en trocitos y se la echamos a los garbanzos.

Ponemos un poco de sal y tapamos la olla. Cocemos a fuego medio durante 25 minutos.

Enfriamos la olla, destapamos y probamos de sal. Si hace falta se añade un poco más. Añadimos la yema desleída con un poquitín de agua y una cuchara de vinagre. Tapamos y dejamos cocer otros 15 minutos.

Cuando la destapamos olla, el potaje está con la cantidad justa de caldito y con una pinta espectacular. Está buenísimo.

HALA,  a disfrutar!!!!!!

Truquito de mi madre, si no tienes bacalao lo puedes hacer exactamente igual con atún en escabeche, del que venden al peso.