TODAS MIS RECETAS

MERMELADA DE CEREZAS

Me trajeron del pueblo, de los cerezos de mi primo, un pedazo bolsa de cerezas, y para que no se me estropearan he pensado hacer mermelada, así la tengo todo el año y me acuerdo de mi primo.

Cuando vaya le llevaré un bote de mermelada de sus cerezas, seguro que le hace ilusión.

Lo debería llamar confitura, pues va triturada, pero no es una confitura, pues en la confitura la fruta se cuece en un almíbar. Esa es la diferencia.

Esta es una mermelada, pero con la fruta triturada porque a mi no me gusta encontrarme trocitos de fruta.

INGREDIENTES:

  • 700 gr. de cerezas
  • 500 gr. de azúcar

UTENSILIOS NECESARIOS:

Deshuesador

Pinzas para los botes y colador para conservas.

PREPARACIÓN: 

Lavar, deshuesar y pesar las cerezas sin hueso. Pesar también el azúcar. Si la queréis más ácida, poner menos azúcar. A mí me gusta así.

Mientras tanto vamos poniendo a esterilizar los botes y las tapas. En mi publicación de la mermelada de fresas os explico como esterilizar  y pasteurizar las conservas. Podéis verlo aquí                               https://lascosasdemarivi.wordpress.com/2016/06/12/confitura-de-fresa/

Ponemos en una olla las cerezas y el azúcar a cocer, vamos removiendo con una cuchara de madera. Lo tenemos a fuego medio durante 20 minutos.

Cuando esté todo bien blandito y cocido, lo bajamos al mínimo y lo dejamos cocer durante otra media hora, por lo menos. Vamos removiendo de vez en cuando.

Cuando veamos que ya ha empezado a coger textura y a reducir de volumen, lo pasamos a una batidora americana, para hacer un puré.

Lo volvemos a poner en la olla otro cuarto de hora y probamos en el culo de un plato si está ya hecha.

Si lo vemos espesito, que no está líquida, es que ya está hecha.

La pasamos a los botes y la pasteurizamos.

La dejamos enfriar y la etiquetamos.

Si lo hemos hecho bien, sobre todo muy muy importante los botes esterilizados y bien cerrados, no tiene porque salir mal y dura muchos años.

 

 

 

 

LIMONADA CASERA

No hace falta que la compres en la tienda, se puede hacer natural y es muy muy fácil.

Si quieres comprar una maceta de hierbabuena y quieres que te dure, no la trasplantes. Déjala en la misma maceta que trae, ponla en un macetero un poquito más grande y que no le falte agua en el fondo del macetero. Como un dedo de agua, lo suficiente para que beba agua por abajo. La mía hace que la tengo tres semanas, y mira como está de bonita. La tengo en el lavadero que tiene mucha luz.

INGREDIENTES (para 1 litro):

  • 1 kg. de limones
  • 1 litro de agua
  • 10 cucharadas de azúcar
  • Hierbabuena fresca

PREPARACIÓN:

Se pone en una olla el agua, el zumo de los limones colado, el azúcar y unas ramas de hierbabuena. El azúcar al gusto. A mi me gusta que tenga el punto justo de acidez y el punto justo de azúcar. Lo suyo es ir echando, removiendo y probando.

Lo ponemos a hervir y cuando empiece a hervir a borbotones, lo apagamos y lo dejamos enfriar antes de poner en una jarra o en una botella.

Lo servimos con unas hojas frescas y bien fresquito.

Está buenísimo y sobre todo, es natural y no hemos tardado nada en hacerlo.

TÉ MORUNO

Os voy a enseñar como se hace el té moruno, tal y como lo hacía y me enseñó mi padre.

Es muy fácil de preparar. En mi casa tomar un té por la tarde era algo habitual, con mi abuela era el clásico té inglés, a la manera más británica y con mi padre el té moruno.

Bueno, vamos a ello.

INGREDIENTES: 

  • Té verde de calidad, suelto.
  • Hierbabuena fresca
  • Azúcar

PREPARACIÓN: 

En una tetera moruna, a ser posible, se ponen dos cucharadas de azúcar por persona, como la mía es para una persona, pues he puesto dos de azúcar y dos de té. A continuación se ponen una ramitas de hierbabuena fresca.

 

Y se añade agua hirviendo, bien caliente, se tapa y se deja reposar unos minutos.

Se tira un poco en el vaso y se vuelve a echar en la tetera, y se sirve el té en un vaso. Para no quemaros, la forma de coger el vaso es esta. Os aseguro que no os quemáis.

Y a disfrutar de este riquísimo té, y si es con una buena compañía o una buena música, pues mejor que mejor.