PASTEL FRESCO DE LIMÓN – PASO A PASO

Este pastel nos lo hacía mi madre mucho en verano, y lo hacía de naranja o de limón.

La receta de mi madre era con leche evaporada, pero por desgracia la receta no la tengo.

Pero he encontrado en internet esta receta, http://angieperles.blogspot.com.es/2014/09/pastel-de-limon-y-leche-condensada.html, de la cocina de Angie, que me gustó mucho por la sencillez y porque, aunque ella lo hace con leche condensada, me recuerda muchísimo a la que nos hacía mi madre.

Gracias Angie por hacer cosas tan ricas :).

Aunque lleva leche condensada y azúcar, os aseguro que no está nada empalagosa ni excesivamente dulce. Tiene su punto justo.

dificultad-1

INGREDIENTES:

IMG_0475

  • 100 ml. de zumo de limón
  • 2 sobres de gelatina de limón
  • 150 gr. de azúcar glas o fina.
  • 150 gr. de leche condensada
  • 1/2 l. de nata para montar
  • 4 cucharadas de azúcar (para el caramelo)

PREPARACIÓN:

Lo primeo que tenemos que hacer es el caramelo para el molde. Se tiene que enfriar para que cuando echemos la mezcla del pastel no se mezcle.

En un cazo ponemos cuatro cucharadas de azúcar y una cucharadita de agua. Lo hacemos a fuego lento para que no se queme y no lo tocamos.

Cuando coja un tono rubio / tostadito, lo echamos en el molde.

IMG_0479 IMG_0481 IMG_0483

En un cazo ponemos el agua y el zumo de limón. Cuando coja un poco de temperatura, añadimos los dos sobres de gelatina y removemos hasta que se disuelva completamente. Retiramos del fuego, dejamos templar un poco.

Añadimos los 150 gr. de azúcar y la leche condensada y removemos bien para que se mezcle todo.

IMG_0484 IMG_0485 IMG_0486 IMG_0487

Por otro lado, cogemos la nata y la montamos, sin azúcar ni nada, solo la nata.

Cuando esté montada añadimos la mezcla al bol de la nata y con unas varillas lo mezclamos todo bien, y lo vertemos en el molde. Cuidado a la hora de montar la nata, porque si os pasáis montando hacéis una mantequilla casera muy rica. 🙂

IMG_0488 IMG_0493 IMG_0494

Lo metemos en la nevera hasta el día siguiente, para que cuaje.

Al día siguiente, lo sacamos y pasamos por el borde una espátula de codo o una puntilla, para despegarlo de las paredes. Lo volcamos sobre una bandeja de presentación alargada.

IMG_0495

Servimos con un poco de caramelo líquido o sin nada. Yo lo prefiero sin nada para no añadir más dulzor.

Si queréis hacer una teja de caramelo para adornarlo, como he hecho yo, ponéis dos cucharadas de azúcar en un cazo, y cuando el caramelo esté de color ocre, lo vertéis en un trozo de papel de horno, previamente engrasado con unas gotas de aceite, para que luego se pueda despegar. A la hora de verter el caramelo sobre el papel, le podéis dar la forma o el dibujo que queráis.

Espero que os guste y que lo hagáis.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s